Menu
A+ A A-

Ruta Corte de los Reyes Católicos

Palacio de Altamira Plaza Mayor de Morón Itinerario de la Ruta

Rutas Históricas

La primavera soriana de Isabel y Fernando


La corte de Fernando e Isabel estuvo siempre en constante movimiento, con el fin de reforzar el apoyo para la corona de los señores feudales locales. Aunque sus visitas a Soria fueron numerosas, durante la primavera de 1496, los Reyes Católicos se desplazaron a nuestra provincia donde permanecieron durante casi tres meses, tiempo en que se aprobarían importantes privilegios que dieron lugar a una nueva Edad de Oro soriana.

En el transcurso de aquella visita, Almazán se convirtió temporalmente en Corte, alojándose los reyes en el Palacio de Altamira, propiedad de la poderosa familia de los Hurtado de Mendoza. A la intensa actividad que desarrollaron los monarcas durante su estancia, también giraron visita a varias poblaciones de la provincia, como Morón de Almazán, Monteagudo de las Vicarías y Medinaceli.

Una Corte de enorme trascendencia histórica

Fruto de aquellos días de Corte soriana, los Reyes Católicos fundarían un año después, en 1497, La Real Cabaña de Carreteros, con la concesión de fuertes privilegios mantenidos por los sucesivos reyes hasta su abolición en 1836. El comercio de la lana generado por los grandes rebaños de ovinos de la provincia, estimuló la arriería y el transporte, logrando que durante el reinado de los Reyes Católicos la Mesta alcanzara su esplendor.

También durante la estancia real en Soria, Isabel y Fernando recibieron el título de "Reyes Católicos" otorgado por el Papa Alejandro VI.

La comitiva real, compuesta por una nutrida representación de prohombres del Reino, incluía la presencia de cuatro de sus hijos: Juan, heredero del trono pero que fallecería un año después; Juana, que casaría con Felipe el Hermoso y sería madre del emperador Carlos V; María, desposada con Manuel I de Portugal; y Catalina, casada en primeras nupcias con Arturo, Príncipe de Gales, y, tras su temprana muerte, con su hermano Enrique VIII, protagonista del cisma anglicano y famoso por su azarosa vida matrimonial.

 

subir_1

Galería Fotográfica

Almazán, Palacio de Altamira Morón de Almazán Monteagudo de las Vicarías Medinaceli, Plaza Mayor

 

subir_1

  •  
  • Un poco de Historia

  • • Los Reyes Católicos es el título colectivo usado en la historia de la reina Isabel I de Castilla y el rey Fernando II de Aragón. Ambos eran de la Casa de Trastámara y eran primos segundos, siendo ambos descendientes de Juan I de Castilla, lo que hizo necesario, para hacer frente a la consanguinidad, una dispensa papal de Sixto IV.
  •   
  • • El título de "Reyes Católicos" les fue otorgado por el Papa Alejandro VI en 1496, el mismo año de su visita a Soria, por la defensa de los dogmas católicos dentro de sus reinos. Se casaron el 19 de octubre de 1469, en la ciudad de Valladolid, Isabel tenía dieciocho años y Fernando un año más joven. Su matrimonio unió ambas coronas en una misma familia.
  •   
  • • Aunque muchos historiadores, como John Elliot sostienen que la unificación de España en esencia se remonta al matrimonio de Fernando e Isabel nuevas opiniones histórica reconocen que bajo su dominio España seguía siendo una monarquía compuesta. Castilla y Aragón mantendrían en gran medida las entidades por separado en las próximas décadas. La corte de Fernando e Isabel fue en constante movimiento, con el fin de reforzar el apoyo local para la corona de los señores feudales locales.
  •   
  • • Isabel aseguró la estabilidad política en España mediante la organización de matrimonios estratégicos para cada una de sus cinco hijos. Su primogénita, Isabel, se casó con Alfonso de Portugal, forjando lazos importantes entre estos reinos vecinos y asegurando la paz. Juana, su segunda hija, casó con Felipe el Hermoso, hijo del emperador Maximiliano I, de la casa de Habsburgo.
  •   
  • Su único hijo, Juan, se casó con Margarita de Austria, reforzando los lazos con la dinastía de los Habsburgo. Su cuarto hijo, María, se casó con Manuel I de Portugal, fortalecimiento el vínculo que ya hubiera por el matrimonio de su hermana Isabel. Por último, su quinta hija, Catalina, casada en principio con Arturo, Príncipe de Gales, tras su muerte prematura, contraería matrimonio con Enrique VIII, rey de Inglaterra.

 

subir_1

 

Free Sitemap Generator