Menu
A+ A A-

Castillo de Soria

Restos de la Torre del Homenaje del Castillo de Soria

monumentos civiles Castillos 

Una gran fortaleza inmortalizada en los frescos de San Saturio


La primera referencia escrita al castillo se remonta al año 868, cuando un tal Sulayman Ibn Abdus se sublevó contra el poder de Córdoba y se refugió en Medina Soria. La tradición atribuye el núcleo más antiguo al conde Fernán González, pero lo cierto es que el recinto exterior lo levantó Alfonso I de Aragón en el siglo XII.

La ciudad fue devastada a finales del siglo XII por el ataque de Sancho de Navarra por lo que se construyó una fuerte muralla. El infante Don Juan de Castilla, hijo de Pedro I el Cruel, estuvo cautivo en este castillo, y cuenta la leyenda que se enamoró y casó con Elvira de Eril, hija del alcaide.

Durante la Guerra de la Independencia el general Durán recuperó la ciudad de manos francesas, pero en 1812 ordenó la demolición del castillo y de las murallas para evitar que volviese a caer en manos enemigas.

Descripción

Los escasos restos que quedan hoy en día no permiten imaginar que este castillo fue una enorme fortaleza. Toda la parte superior del monte estaba amurallada, y podía cobijar a la población en caso de necesidad. Sobresalían cuatro pequeñas torres, más la del homenaje y el lienzo de muralla que bajaba hasta el río. La torre del homenaje, era rectangular, de mampostería, con muros de tres metros de espesor, y el interior dividido dos pisos mediante bóvedas de ladrillo. Del castillo se conservan las ruinas de la torre del homenaje, el recinto amurallado interior y restos de la barrera exterior con su acceso flanqueado por dos cubos cilíndricos.

El castillo puede apreciarse, tal y como fue en su día, en los frescos que decoran las paredes de la capilla de la ermita de San Saturio, pues cuando se realizaron las pinturas todavía se alzaba completa su estructura.

subir_1

 

media_sombra

  • Visitas
  • Su emplazamiento lo ocupa un depósito de aguas, una piscina municipal y el Parador Nacional Antonio Machado. Es de acceso libre

Galería Fotográfica

subir_1

  •  
  • De castro a fortaleza

  •  En el Cerro del Castillo existió al menos desde la Edad de Bronce un castro celtibérico pues se han descubierto restos de un asentamiento supeditado, sin duda, a la existencia de Numancia. Bartolomé de Torres, en su Topografía de la ciudad de Numancia, asegura que el castillo de esta ciudad tomó el nombre de Oria de un caballero griego llamado Dórico, capitán de los dorios, que llegó a Soria desde Acaya. De esta noticia deducen algunos historiadores que los primeros pobladores de la actual Soria fueron los dorios. No obstante, nada a este respecto ha corroborado la arqueología y para otro grupo de expertos los primeros pobladores de Soria fueron los suevos, cuyos reyes, según Tutor y Malo en su Compendio historial de las dos Numancias, establecieron en ella una de sus cortes. Ambas hipótesis han caído en desuso con el paso del tiempo porque ningún documento las acredita de manera fidedigna. En Época Romana siguió existiendo una aldea poco importante.
  •   
  • • Durante la dominación árabe el castillo no pasaría de ser una simple atalaya o pequeña fortaleza que vigilaba esta zona del Duero y protegía la plaza musulmana de Medina-Soria. La construcción del castillo se atribuye al Conde Fernán González, algo imposible pues Soria fue conquistada definitivamente a los musulmanes a comienzos del siglo XII por el rey aragonés Alfonso I el Batallador casado con la reina castellana Urraca I. Su hijo Alfonso VII, el Emperador, realizó la barrera interior y Sancho IV las murallas exteriores.
  • El Castillo

  • • Para realizar una descripción de lo que fue este importante castillo hay que partir del Plano de Soria realizado por Dionisio Badiola a principios del siglo XIX que muestra fielmente la imagen del castillo en alzado, planta y perfil antes de ser dinamitado por el genearal Durán.
  •   
  • • El castillo, propiamente dicho, estaba constituido por una potente construcción ligeramente trapezoidal flanqueada por cuatro pequeñas torres en las esquinas. Al frente, en la entrada principal, contaba con otra torre un poco mayor y en la parte posterior, en la zona mejor defendida, se situaba la Torre del homenaje. En el interior se encontraba el Patio de Armas en torno al cual se distribuían las dependencias y donde se encontraba el aljibe. Esta estructura se encontraba al Este, próxima a la muralla interior de gran altura, que se ceñía más o menos a la superficie del cerro. Otra barrera, a modo de acceso, partía del Oeste y rodeaba a la anterior únicamente por el lado que daba a la ciudad hasta la entrada principal del castillo estando ya ruinosa a principios del siglo XIX. 
  •   
  •  Dentro del recinto amurallado se encontraba la iglesia de San Salvador que servía como capilla para servicio de los habitantes del castillo y que se arruinó a principios del siglo XVII. En este recinto se encontraba además una de las dos aljamas de Soria (la otra se situaba junto a la Plaza Mayor) cuya actividad intelectual, económica y comercial fue notoria. Precisamente, tras el decreto de expulsión de los judíos por los Reyes Católicos, Soria iniciaría una decadencia que ha llegado a nuestros días.

 

subir_1

 

Free Sitemap Generator