Menu
A+ A A-

Nuestra Señora del Castillo, Calatañazor

Nuestra Señora del Castillo, Calatañazor

icono iglesias y templos

Un alfiz recuerda influencias musulmanas


La singularidad de Nuestra Señora del Castillo estriba en el alfiz rectangular, enriquecido con un tallo ondulado, que enmarca el arco de la puerta. Este recurso ornamental es habitual en las construcciones árabes pero extraño e insólito en los edificios románicos.

Elevada sobre la base de un templo del siglo XII, el cuerpo principal del templo fue renovada por completo en época gótica. Del periodo románico permanece la portada, con tres arquivoltas, de las cuales, la del medio lleva un extraño festón. Los capiteles exhiben animales. Por encima veremos tres ventanillas ciegas, de las cuales el arco de la central es lobulado. En su interior, un retablo policromado manierista del siglo XVIII preside el ábside, rematado con una bóveda gótica.  

La iglesia alberga un pequeño museo parroquial que reúne pintura, orfebrería, escultura y fondos del archivo histórico de la villa.

Galería Fotográfica

Las ermitas

A los pies del cerro que cobija el pueblo, extramuros, se mantiene íntegra la ermita de La Soledad, con ábside redondo reforzado con columnas. De sus tres ventanales, uno de ellos presenta su arquillo angrelado. Los canes que se distribuyen bajo el alero son de una talla admirable, en particular una figurilla representando a un músico sedente. La entrada se abre hacia el norte. La forman tres archivoltas con decoraciones vegetales. Iglesia extramuros restaurada en gran medida pero que muestra intacto el ábside y la puerta que se abre en el lado norte.

Muy próxima a la de la Soledad, al otro lado de la carretera, yace en ruinas la ermita de San Juan, conservando su portada y parte de su espadaña. Toda ella se halla envuelta y semioculta por la maleza que prospera libremente.

 

subir_1

 

Free Sitemap Generator