Menu
A+ A A-

Instituto Antonio Machado

Instituto Antonio Machado

monumentos civiles

Referencia académica durante generaciones


  • • Construcción: Siglo XVI-XVII
  • • Estilo arquitectónico: Barroco
  • • Catalogación: Monumento Nacional desde 1949
  •   SORIA
  •   
  • icono  icono
  •   

El Instituto Antonio Machado, antiguo Colegio de la Compañía de Jesús, es un bello edificio barroco situado entre la Calle Aduana Vieja y las Plazas del Vergel y de Bernardo Robles. Bajo mecenazgo jesuita, fue levantado en 1577 y reconstruido tras ser asolado por un incendio en 1740.

Tras la expulsión de la Orden en 1767 pasó por distintos usos, hasta que en 1782 la Real Sociedad de Amigos del País instaló una escuela de educandas que se mantuvo hasta 1808, cuando fue interrumpida por la Guerra de la Independencia, pasando a convertirse en cuartel y hospital de tropas, siéndolo también en las posteriores guerras carlistas.

A partir de 1840 se convirtió en Instituto Provincial de Segunda Enseñanza, siendo hasta hace pocas décadas el único centro público de la ciudad y de la provincia. El centro ha sido referencia académica emblemática, por la que, generación tras generación, han pasado personajes ilustres de la vida pública como Antonio Machado, Gerardo Diego Cendoya, Nicolás Rabal y Díez, Juan Antonio Gaya Tovar, José Tudela de la Orden, Oreste Camarca de Blasio o Juan Antonio Gaya Nuño, entre otros.

Desde 1967 pasó a denominarse Instituto "Antonio Machado" de Soria, en homenaje al poeta que inició aquí su magisterio como Catedrático de Lengua francesa, entre 1907 y 1912. El aula donde las impartía puede ser visitada pues se conserva, prácticamente, tal y como él la dejó. En la fachada principal del instituto que da a la Plaza del Vergel, se ha creado un espacio en homenaje a Don Antonio que comprende una imagen sedente del poeta y un busto obra del artista Pablo Serrano. 

El edificio

La obra que se conserva en la actualidad es fruto de la remodelación que se realizó en el siglo XVIII tras el incendio de 1740. Las fachadas norte y oeste están realizadas con perfecta piedra de sillería mientras que el resto del edificio esta realizado en mampostería.

La fachada principal presenta un soportal con nueve arcos al frente y dos a los laterales. En el primer piso se abren sobre cinco de los arcos, dos vanos adintelados enmarcados por molduras lisas y sobre ellos otros dos vanos coronados con frontones curvos.

La portada concentra los escasos adornos, con el escudo de Carlos III y una puerta adintelada y moldurada, coronada por un frontón triangular partido. El claustro conserva la distribución de monasterio.

subir_1

Galería Fotográfica

  •  
  • Un poco de Historia

  •  Don Fernando de Padilla, canónigo prior de los jesuitas, hijo de Soria, fundó a mediados del siglo XVI un colegio de su orden al objeto de enseñar Latín y Retórica, agregando luego una cátedra de Teología Moral. En 1575 llegaron a Soria algunos jesuitas que se albergaron en la iglesia de Nuestra Señora del Espino comenzando allí su ministerio, lugar que abandonaron para instalarse más cerca del centro de la ciudad en la antigua iglesia de San Sebastián. En 1576 Doña Juana y Doña María de Mendoza, hijas de Don Juan de la Torre Mendoza, hicieron donación, cesión y traspaso de sus bienes para dotar al Colegio de la Compañía de Jesús en la ciudad de Soria, así como doña Juana de Toledo y don Francisco de Mostajo, ante el escribano Alonso Ramírez.
  •   
  • • La primitiva fábrica del colegio comenzó en el año 1577, invirtiéndose en la compra del solar y en la construcción de paredes y capilla la hacienda y primera donación de las hermanas Mendoza. Es muy poco lo que se sabe de esta primera construcción, únicamente las noticias que proporciona don Pedro Tutor y Malo en 1690 al referirse a la iglesia de "rara fábrica de madera a lo antiguo, y tiene dos colaterales en la capilla mayor, con muchas urnas de singulares reliquias". Esta construcción del siglo XVI conocería una remodelación y ampliación en el siglo XVII.
  •   
  • • El 22 de abril de 1740 un incendio lo destruyó quedando reducido a cenizas. Sobre el mismo solar, y con mayor grandeza y esplendor, los jesuitas volvieron a levantar su nuevo colegio, en una época de gran auge para la Compañía que tenía incluso arquitectos propios. La planta y traza del nuevo colegio de jesuitas fue realizada por un maestro de obras de Loyola y otro de Tudela con una base barroca, pero descargado de adornos y exuberancias.

 

subir_1

 

  •   
  • Expulsión de los jesuitas

  • • Sin embargo, no se llegó a concluir toda la obra, tan solo el colegio. De la iglesia, que se comenzó a edificar en el lado norte, se habían colocado únicamente tres arcos formeros cuando se promulgó el decreto de expulsión de los jesuitas, suscrito por Carlos III el primero de abril de 1767, interrumpiéndose las tareas de construcción. Se cerró entonces el colegio, siendo sus posesiones y tierras subastadas y trasladada la abundante biblioteca, que había sido donada en parte por el prior Padilla, a la Universidad de Santa Catalina del Burgo de Osma (hoy se encuentra en el Seminario de El Burgo de Osma). Las alhajas y vasos sagrados pasaron a la Colegiata de San Pedro y las tierras se subastaron públicamente.
  •   
  • • A partir de la marcha de la Compañía no cesaron las solicitudes para la utilización del edificio y los primeros en hacerlo fueron el Deán y cabildo de San Pedro, quienes en 1768 pidieron que se les concediera el colegio de jesuitas para construir una nueva colegiata pero no se consiguió. En 1782 la Real Sociedad de Amigos del País instaló una escuela de educandas que se mantuvo hasta 1808, cuando fue interrumpida por la Guerra de la Independencia, pasando a convertirse en cuartel y hospital de tropas, siéndolo también en las guerras carlistas.
  •   
  • • En 1840 se produce la apertura del extinguido colegio de jesuitas como Universidad de Santa Catalina y dos meses más tarde se convirtió en Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de Soria experimentando numerosos contratiempos hasta el siglo XX.
  •   
  • Personajes ilustres en sus aulas
  • • Hasta hace pocas décadas fue el único centro público de la ciudad y de la provincia, por lo que ha sido referencia académica emblemática, generación tras generación, habiendo pasado por sus aulas personajes ilustres de la vida pública como Antonio Machado, Gerardo Diego Cendoya, Nicolás Rabal y Díez, Juan Antonio Gaya Tovar, José Tudela de la Orden, Oreste Camarca de Blasio o Juan Antonio Gaya Nuño, entre otros.
  •   
  • • Aquí inicio su magisterio como Catedrático de Lengua francesa en el curso 1907-1908, a los 32 años de edad, el profesor Don Antonio Machado Ruiz que impartió Lengua francesa a estudiantes de Bachillerato que tenían entre 13 y 15 años. En homenaje al poeta, el Instituto General y Técnico de 1907 se denomina, desde la Orden de 21 de septiembre de 1967, Instituto "Antonio Machado" de Soria.

 

subir_1

 

Free Sitemap Generator