Menu
A+ A A-

Antes muerto que cobarde

Antes que cobarde, muerto

Leyendas históricas  Más información

Antes que cobarde, muerto  (EL ROMANCE DE SORIA)


UBICACIÓN DEL RELATO  flecha Soria

 ≈ Por BONIFACIO SANZ DE PABLOS

  

  • I

  • Contra don Juan de Castilla
  • se alzó en armas Portugal,
  • y a someterla se apresta
  • nuevamente el rey Don Juan,
  • que en la pasada contienda
  • se tuvo que retirar
  • por la asoladora peste
  • que al ejército a diezmar
  • llegó, a tiempo que a Lisboa
  • se proponía tomar.
  •   
  • Ciudades, villas y aldeas
  • de todo su reino, están
  • reuniendo el contingente
  • con que al Rey han de ayudar,
  • y los de Soria, leales
  • siempre como los que más,
  • lucido escuadrón le mandan,
  • que a las órdenes está
  • del señor de los Cameros,
  • entendido capitán.
  •   
  • Lo mejor de la nobleza
  • del soriano pueblo va,
  • que a función de guerra nunca
  • podría Soria faltar,
  • cuando la tienen sus reyes
  • por tan noble y tan leal.
  •   
  • Las bendiciones se llevan
  • de los que se han de quedar
  • los que marchan, y orgullosos
  • abandonan la ciudad.
  •   
  • II

  • Muchos meses son pasados
  • desde que a la guerra fueron,
  • y han pasado muchos días
  • que nada saben de ellos.
  •   
  • Un rumor sordo y lejano
  • a la ciudad trajo el viento,
  • que, aun cuando es rumor y es vago,
  • con pena tiene a sus deudos;
  • háblase de una batalla
  • en la que entró el desconcierto
  • y en la que las gentes todas,
  • que el señor de los Cámeros
  • acaudillaba, luchando
  • como bravos, sucumbieron.
  •   
  • Nadie quien lo dijo sabe,
  • pero van tomando cuerpo
  • aquellos vagos rumores
  • que hasta la ciudad vinieron,
  • y, aunque nadie sabe cómo,
  • tiénenlo tantos por cierto,
  • que ya por muertos les lloran
  • y ruegan a Dios por ellos.
  •   
  • Así las cosas, un día,
  • veloz como el pensamiento,
  • de una casa en otra casa
  • va la noticia cundiendo
  • de que próximo se encuentra
  • a llegar un mensajero
  • que podrá decir qué ha sido
  • de los que a la guerra fueron.
  •   
  • Al punto, tanto los nobles
  • como las gentes del pueblo,
  • al campo de Santa Bárbara
  • van en tropel acudiendo,
  • por ser aquel campo el sitio
  • donde a morir va el sendero
  • que sigue, según han dicho
  • los que le han visto, el correo.
  •   
  • Los que a esperarle han salido
  • poco que esparar tuvieron,
  • que apenas fueron llegados
  • se presentó un caballero
  • a quien por soriano todos
  • al punto resconocieron:
  • y antes de que le pregunten
  • por los que a lidiar partieron,
  • con voz de todos oída,
  • así se explicó el mancebo:
  • —«Cuando de Soria salimos,
  • los de la Rioja se unieron
  • a nosotros, y, a las órdenes
  • del señor de los Cameros,
  • del Rey Don Juan de Castilla
  • llegamos al campamento.
  •   
  • Hacia Portugal marchamos,
  • y en Aljubarrota luego
  • dimos con el enemigo,
  • a quien íbamos siguiendo.
  • Con ímpetu le cargamos
  • sin mirar que éramos menos;
  • que sus enemigos nunca
  • cuenta, el que es bravo y es bueno.
  •   
  • ¡Bien desgraciado aquel día
  • estuvo Don Juan Primero,
  • que para salir con vida,
  • tuvo que salir huyendo!
  • Excepto yo, ni uno solo
  • sobrevivió de los nuestros;
  • que aunque tajos y mandobles
  • daban a diestro y siniestro
  • los de Soria, uno tras otro
  • fueron sin vida cayendo».
  •   
  • De entre los del grupo,
  • pálido de coraje, salió un viejo
  • en el que a su noble padre
  • reconoció el mansajero.
  •   
  • —«Hijo, le dice, que vos
  • entrásedes, non es cierto,
  • a luchar en la batalla
  • do quedó tanto e tan bueno,
  • e non deviades vos
  • aquí venir». Y el acero
  • de su bien templada daga
  • hundió de su hijo en el pecho,
  • diciendo: —«Antes que cobarde,
  • quiero mejor verte muerto».

 

Más información

  • Publicada en Recuerdo de Soria, año 1881 (2ª edición, 1893), págs. 13-15. La batalla de Aljubarrota tuvo lugar en el año de 1375.

  •  • Recopilado y anotado por Florentino Zamora Lucas, Correspondiente de la Real Academia de la Historia.
  •  • El nombre de los pueblos concuerda con el que era utilizado en la época del texto.

 

≈ Bonifacio Sanz de Pablos

  • Nacido y muerto en Soria, 1848-1904, donde fue jefe del Centro de Telégrafos. Compuso numerosos romances y el opúsculo en verso Tipos de Soria (1897). Publicó en «Recuerdo de Soria» varias leyendas («Antes que cobarde, muerto», «El Campo de la Verdad», «La guarda de Alfonso VIII» y «La muerte de Garcilaso») y colaboró también en otros periódicos locales.
  • Publicamos en CaminoSoria.com las cuatro leyendas mencionadas.

 


subir_1

 

Free Sitemap Generator