Menu
A+ A A-

Calatañazor

Panorámica de Calatañazor © JaDíaz Rollo de la villa en la Plaza Mayor © JaDíaz A vista de pájaro

CALATAÑAZOR | Soria

Viaje en el tiempo al Castillo del Azor


La etimología de Calatañazor lo haría provenir del árabe "Qalat al-Nusur", "Castillo del azor", o de las águilas según otros. Una empinada calle constituye el eje urbano en cuyo extremo superior se ubica la plaza mayor, auténtico ágora que acoge en su centro el emblemático "rollo" bajomedieval y que reúne en su entorno el Castillo y el Ayuntamiento.

Calatañazor es un conjunto medieval en su interior y no menos en su exterior, rodeado como está de recia muralla con lienzos y cubos que cubren todo su perímetro, con excepción del flanco oriental, defendido por un profundo tajo por donde discurre el río Milanos. Fue declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional en 1962.

El poeta Gerardo Diego, sin duda impresionado por la serena estampa y vieja historia de Calatañazor le dedicó un bello poema, cuyas estrofas, grabadas en bronce, decoran un monumento dedicado al Almanzor, erigido en el centro del pueblo. A los pies de la fortaleza, en el Valle de la Sangre, cuenta la tradición se produjo la batalla en la que Almanzor salió derrotado, muriendo poco después camino de Medinaceli, donde fue enterrado. Corría el año 1002.

Atractivo añadido de Calatañazor es su proximidad a parajes naturales de gran valor: el Sabinar de Calatañazor y la Fuentona de Muriel.

subir_1

 

separador sombra

  • Cómo llegar a Calatañazor


Imprimir
  • Desde Soria capital
  • SORIA ► N-122 ► conexión SO-382 ► CALATAÑAZOR

separador

  • Mapa de Calatañazor
  • • DISTANCIA A LA CAPITAL: 32 km 
  • • GPS: 41º 42' N. 2º 49' W.
  • • ALTITUD: 990 m 
  • • SUPERFICIE: 65 km²
  • FIESTAS
  • • Santo Cristo del Amparo (10 y 11 de septiembre)
  • • Santa Isabel (2 de julio)

subir_1

 

sombra

Montes de Utilidad Pública

subir_1

 

sombra

bolo Lugares de interés en Calatañazor

Conjunto Histórico-Artístico de Calatañazor

Todo en Calatañazor tiene sabor tradicional de remotas centurias y atestigua el paso de los siglos como si éstos lo hubieran hecho medrosos y de refilón, sin querer hacerse notar: calles empedradas con canto rodado, casas con desplomadas paredes de tapial de barro y paja o tosca mampostería de piedra, estructura y trabazón confiada a irregulares rollizos de enebro, puertas protegidas por postigos de media altura, cubiertas de teja sobre las que se alzan las genuinas chimeneas cónicas pinariegas.

Ruinas del castillo y murallas

Lo que aún perdura del castillo, y que hoy podemos contemplar, se remonta al siglo XIV o XV, sin perjuicio de que en la torre del homenaje se distingan algunas piedras aparejadas al modo árabe que hablan de un origen anterior. Resisten en pie dos cubos y varios tambores de la muralla circundante. Es visible también el foso que lo aislaba y defendía por el lado de la población.

Nuestra Señora del Castillo

La singularidad de ésta estriba en el alfiz rectangular que enmarca el arco de la puerta, un componente habitual en las construcciones árabes. La puerta dispone de arco de medio punto de doble arquivolta sobre sendas columnas encapiteladas. Policromado, el retablo manierista del siglo XVIII preside el ábside, rematado con una bóveda gótica. Elevada sobre la base de un templo del siglo XII, el cuerpo principal del templo pertenece no obstante al siglo XVI.

La iglesia alberga un pequeño museo parroquial que reúne pintura, orfebrería, escultura y fondos del archivo histórico de la villa.

Ermita de la Soledad

Iglesia extramuros restaurada en gran medida pero que muestra intacto el ábside y la puerta que se abre en el lado norte. Tanto los capiteles como los canecillos que se distribuyen bajo el alero son de una talla admirable, en particular una figurilla representando a un músico sedente. 

Ruinas de la ermita de San Juan Bautista

De esta pequeña iglesia-ermita de una sola nave, presbiterio y ábside, no quedan sino algunos despojos que aún quieren dejarse ver entre la vegetación. Se conserva la portada en regular estado ostentando una sencilla decoración a base de bifolias.

El recinto murado de Voluce

El recinto murado de Voluce se encuentra sobre un cerro frente a Calatañazor llamado cerro de los Castejones, pico del Buitre o cerro de los Milanos, a poco más de un kilómetro al norte de la calzada romana. Sólo quedan algunos vestigios. Voluce estuvo habitada en la época de los celtíberos por los arévacos, siendo citada por Ptolomeo. También se la menciona en el Itinerario de Antonino como mansión de la vía romana que unía Zaragoza con Astorga.

Jornadas de Música medieval

Coordinado por la Asociación de Amigos de Calatañazor, este certamen, desarrollado durante los fines de semana del mes de agosto, es el más veterano de la provincia con más de 35 ediciones.

subir_1

Free Sitemap Generator