Menu
A+ A A-

Exposición 'Guinovart: paleta de colores y técnicas'

Exposición “Guinovart: paleta de colores y técnicas”


  • • LUGAR: Galería CortabitArte (calle Mosquera de Barnuevo)
  • • FECHAS: del 14 de septiembre al 27 de octubre.
  • • HORARIO: martes a viernes de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas. Sábados de 11.00 a 14.00 horas. Domingos, lunes y festivos cerrado

 

Exposición del artista Josep Guinovart. Considerado como uno de los más destacados pintores españoles de postguerra, Josep Guinovart es un artista polifacético que supo tocar, a lo largo de casi medio siglo de carrera, diferentes y muy diversos modos de expresión, alcanzando un personal y reconocible estilo en cada uno de ellos. Las más de cuatro décadas de trayectoria artística de Guinovart podrían definirse mediante el constante proceso de destrucción y construcción al que el pintor catalán sometió a su lenguaje pictórico, en un metódico ejercicio capaz de aunar, a partes iguales, las influencias artísticas de su convulso momento histórico y la libertad explosiva del creador. 

Josep Guinovart

Josep Guinovart, Guino, como era conocido por familiares, amigos y conocidos, nos deja una obra amplia y rica que ha merecido numerosos importantes reconocimientos. Su obra, aunque tenga como denominador común el gusto por la pintura, cubre un espectro muy amplio. A los cuadros y dibujos hay que sumar su abundante obra grabada y litografiada, los montajes e instalaciones, la escultura, la ilustración de libros, la decoración teatral y objetos de difícil clasificación. En general, la obra de este gran artista se caracteriza por su constante ruptura de los posibles límites. Transgresor no sería palabra apropiada, puesto que supondría la aceptación de unos límites y reglas, los cuales se trata de transgredir. De manera natural, Guinovart diluye los límites entre arte y vida. Transformación es término apropiado.

Al igual que cada obra supone una transformación de unos materiales tomados muchas veces directamente de la realidad cotidiana o de la naturaleza, su trayectoria nos muestra etapas en las que podríamos decir que aparece un nuevo Guinovart. Lo cierto, sin embargo, es que el conjunto de producción tiene siempre su sello, perfectamente reconocible. Los cambios se producen, de acuerdo con nuevas experiencias, artísticas y vitales y el desarrollo histórico, pero en los niveles más profundos, lo que él, como todo gran artista, nos quería decir, nos dice, es lo mismo. Una sed por conocer la realidad, creándola. Una necesidad de identificarse con la naturaleza y con cada uno de sus elementos, con todo lo que le rodeaba.

En el panorama del arte catalán y español, su obra se afirma por una personalidad que es tan extensa y rica como compleja. Era capaz de una gran fuerza -la del “músculo Guinovart”, en palabras de Moreno Galván- y en muchos otros momentos, de una gran delicadeza. Sus rojos y azules intensos, sus negros, sus blancos, se alternaban o conjugaban con tonos muy matizados y sutiles. Su arte podía ser una fiesta, de un color lujurioso, y una imagen grave, profunda, como sus visiones nocturnas del campo de Agramunt, donde pasó parte de su infancia, durante la Guerra Civil y quedaría grabada para siempre en su memoria y en su pintura. El arte catalán es bifronte. La da el moderado Noucentisme de un Sunyer, pero también la pasión oscura de un Nonell y la pasión de un Mir. La obra de Guinovart, cuando, desgraciadamente, él ya no está entre nosotros, seguirá creciendo, con el vigor de la naturaleza y el inagotable de las grandes creaciones artísticas.

 José Corredor Matheos

 

subir_1

 

sombra

 

Free Sitemap Generator