Menu
A+ A A-

El Campo de la Verdad

El Campo de la Verdad

Leyendas históricas  Más información

El Campo de la Verdad


UBICACIÓN DEL RELATO  flecha Soria

 ≈ Por BONIFACIO SANZ DE PABLOS

  

  • I

  • El rey Don Alfonso sétimo
  • reina en Castilla y León,
  • y es su ejército y su nombre
  • de los árabes terror,
  • pues logró vencerlos, siempre
  • que con ellos combatió.
  •   
  • Tanto, con victorias tantas,
  • sus dominios ensanchó,
  • que en León fue por las Cortes
  • proclamado Emperador;
  • y son sus feudos, Navarra,
  • Cataluña y Aragón.
  •   
  • Tiene su imperial corona
  • allá, en Castilla, un florón,
  • que entre los buenos campea
  • si a ser no llega el mejor:
  • Soria se llama, y es villa
  • que estima en tanto su honor,
  • que un altar en cada pecho
  • de sus hijos le erigió.
  •   
  • Nunca de su sangre avara
  • con sus reyes se mostró,
  • que allí dó sus reyes fueron,
  • fue de sus reyes en pos,
  • y do su sangre pidiéronle,
  • pródiga la derramó.
  •   
  • Por eso ostenta orgullosa,
  • sangre en su noble blasón,
  • que se le dieron, en cambio
  • de la mucha que vertió,
  • en defensa de sus reyes,
  • de su patria, y de su Dios.
  •   
  • Bien lo que sus hijos valen,
  • sabe el bravo Don Ramón,
  • que de Cataluña es Conde,
  • al par que Rey de Aragón;
  • y por ver si su Corona
  • vuelve a entrar en posesión
  • de joya que tanto vale,
  • y con la que se adornó
  • en pasados días, pídela
  • cortés al Emperador,
  • fundado en varias razones
  • de más o menos valor;
  • rebátelas Don Alfonso;
  • da otras nuevas Don Ramón,
  • y al ver que no lleva trazas
  • de acabarse la cuestión,
  • propone el valiente Conde
  • fiarla al juicio de Dios,
  • y que la soriana villa,
  • quede por el vencedor.
  •   
  • Aprueba el Rey Don Alfonso
  • tan buena proposición,
  • y a fin de llevarla a cabo
  • cuanto más pronto, mejor;
  • diez caballeros Castilla
  • nombra, otros diez Aragón,
  • y hacia Soria se encaminan
  • a fin de hacerla el honor,
  • de que justa, que es por ella,
  • tenga en ella solución.
  •   
  • II

  • Lo mejor y más florido
  • de la nobleza soriana,
  • a presenciar va el torneo
  • do se ventila su causa,
  • que está; por saber, ansiosa
  • si su historia, y si su casa,
  • sigue de Castilla siendo
  • o de Aragón a ser pasan.
  •   
  • En los estrados que en torno
  • del palenque se levantan,
  • los mejores sitios, hállanse
  • ocupados por las damas,
  • que brochados trajes visten
  • y lucen brillantes galas,
  • menos brillantes sin duda
  • que el fuego de sus miradas;
  • su asiento ocupan los jueces;
  • orden el clarín demanda,
  • y agítase aquel hirviente
  • mar de cabezas humanas,
  • que en torno a la liza apíñase
  • llenando huecos y gradas,
  • y a presenciar la contienda
  • con interés se prepara.
  •   
  • Ya están, campo y sol, partidos;
  • ya en las sillas se afianzan,
  • y los corceles refrenan,
  • y los escudos embrazan
  • y hacia el frente, el hierro inclinan
  • de sus mortíferas lanzas,
  • los que a la lucha, se aprestan
  • por su Rey y por su Patria;
  • ya está de la acometida
  • la señal al viento dada,
  • ya partieron ... ya se acercan ...
  • ya chocaron... ya no hay nada
  • más que confusión y tajos,
  • y sangre, y polvo, y lanzadas ...
  •   
  • Ruge de entusiasmo el pueblo
  • lucha al ver tán empeñada,
  • y aplauden los caballeros,
  • y desmáyanse las damas;
  • y cuando al cabo, termina
  • el fragor de la batalla,
  • óyese una voz que grita:
  • ¡De Castilla es la jornada!
  • y por Castilla al fin queda
  • la noble villa Soriana.

 

Más información

  • Publicada en Recuerdo de Soria, núm. 2, año 1882, 1.a época, págs. 2 y 3.

  •  • Recopilado y anotado por Florentino Zamora Lucas, Correspondiente de la Real Academia de la Historia.
  •  • El nombre de los pueblos concuerda con el que era utilizado en la época del texto.

 

≈ Bonifacio Sanz de Pablos

  • Nacido y muerto en Soria, 1848-1904, donde fue jefe del Centro de Telégrafos. Compuso numerosos romances y el opúsculo en verso Tipos de Soria (1897). Publicó en «Recuerdo de Soria» varias leyendas («Antes que cobarde, muerto», «El Campo de la Verdad», «La guarda de Alfonso VIII» y «La muerte de Garcilaso») y colaboró también en otros periódicos locales.
  • Publicamos en CaminoSoria.com las cuatro leyendas mencionadas.

 

subir_1

 

Free Sitemap Generator