Menu
A+ A A-

Gormaz en treinta te quedarás

Gormaz en treinta te quedarás

Leyendas históricas  Más información

Gormaz en treinta te quedarás


UBICACIÓN DEL RELATO  flecha Gormaz

Castillo Fortaleza de Gormaz

 ≈ Por AGAPITO ALPANSEQUE BLANCO

 

  • Ocurrió hacia el novecientos,
  • poco menos poco más,
  • cuando eran dueños los moros
  • del histórico Gormaz
  • y la Villa y sus castillos
  • daban asiento real
  • a sus más ricos caudillos,
  • a sus más fuertes bajás.
  •   
  • Contrastando con la pompa
  • que les presta el Musulmán,
  • rico en joyas, pedrería,
  • albornoces sin igual,
  • alfombras, tapices rojos
  • importados de Rabat,
  • convites, torneos, justas,
  • orgía, vino y demás
  • y cuanto de sí dar puede
  • más fino el lujo oriental,
  • un día de invierno, triste,
  • que el cierzo torna glacial,
  • mendigo de harapos lleno
  • de hambre cruel y sed, al par,
  • vese atravesar las calles
  • del populoso Gormaz.
  •   
  • Llamando de puerta en puerta
  • de frío aterido va,
  • implorando una limosna,
  • por si se la quieren dar,
  • una por una las calles,
  • recorre de la Ciudad,
  • una por una sus casas,
  • rendido, hasta terminar.
  •   
  • Sin que le alargue ninguna
  • siquiera un trozo de pan,
  • que, por Dios, él va implorando
  • sin conseguirlo jamás ...
  • antes bien, es maltratado
  • por quien tiene autoridad
  • y arrojado con desprecio
  • por las turbas con crueldad
  • de sus muros, parte afuera,
  • donde exánime cae ya,
  • entre sombras de la noche
  • en inmundo barrizal,
  • mientras las gentes feroces
  • de aquella tribu de Agar
  • multiplican sus orgías
  • y a sus alanos les dan
  • el pan que al mendigo niegan
  • tendido en el barrizal.
  •   
  • .............................................
  • A la siguiente mañana
  • de lo que narrado va,
  • cuando el muezín a los moros
  • invitábales a orar
  • y en nombre de su Profeta
  • daba Oraciones a Alá
  • desde lo más elevado
  • del arabesco alminar,
  • cuenta la antigua leyenda
  • soriana de por allá
  • que, frente a frente a sus torres,
  • de un monte que cerca está,
  • se oyó una voz de ecos grandes
  • que horrorizó a la Ciudad,
  • de maldición bien cumplida
  • que, al pie de la letra, está
  • lanzada por el mendigo
  • que creían muerto ya.
  •   
  • (Cristo mismo en forma de hombre
  • que así lo quiso probar).
  • —¡Oh tú, la inhospitalaria,
  • hoy musulmana, Gormaz,
  • treinta mil vecinos tienes,
  • en treinta te quedarás!

 

Más información

  • Publicada en El Avisador Numantino, núm. 4.593, 6 enero 1916.

  •  • Recopilado y anotado por Florentino Zamora Lucas, Correspondiente de la Real Academia de la Historia.
  •  • El nombre de los pueblos concuerda con el que era utilizado en la época del texto.

 


subir_1

 

Free Sitemap Generator